Después de la gran victoria para el feminismo en Argentina de ayer, sentí que tenía que escribir algo acerca de esto. Al fin y al cabo todavía hay lugares (como el Ecuador) donde el aborto sigue sin ser legal, por lo tanto la lucha continua.

Yo entiendo por qué una persona puede estar en contra del aborto, entiendo que si crees en Dios y las almas, pensar que un embrión es tan solo un grupo de células no es posible. Porque, obvio, para esa persona el embrión en una nueva alma. Lo entiendo, y creo que está bien que cada uno tenga sus creencias y viva acorde a sus creencias. Entonces si eres del grupo de personas que piensa que un embrión no es solo un grupo de células es obvio que TÚ no tengas como opción realizarte un aborto. Pero habemos otro grupo de personas que pensamos que un embrión es solo un grupo de células, y si es solo un grupo de células no es una persona. Por esto creo que el debate sobre el aborto no debe tener nada que ver con las creencias de cada uno, de hecho las creencias y la moralidad personal, no deben ser parte de la discusión.

Es necesario que toda América Latina siga el ejemplo de Argentina y cambie las leyes sobre el aborto. Aquí en Ecuador tuvimos la posibilidad de hacerlo hace unos años, cuando la asambleísta Pavón presentó un proyecto de ley para legalizar el aborto. Intento que se perdió el momento que el presidente le dijo a la asambleísta que se calle, y ella se cayó. Una mujer “súper feminista” que trataba de luchar por sus derechos, se cayó porque su jefe el presidente machista se lo dijo. Este intento no solo no logro legalizar el aborto en el país, también logro que sea penalizado (cosa que no era), ahora si te haces un aborto puedes ir presa 6 meses o más. ¿Por qué? Porque el plan de planificación familiar y educación sexual “Plan Familia”, fue creado por una mujer muy católica y apoyado por un presidente muy católico, quienes pusieron sus creencias personales por encima de las verdaderas necesidades de la sociedad ecuatoriana.

Ojo, en ningún momento de este artículo se habla de si tener una religión está bien o mal, al contrario, yo respeto mucho a la gente religiosa, siempre y cuando ellos respeten al resto. Creo que la fe y creer en un Dios (que cada uno elija) son opciones de cada uno, y deben ser respetadas, por favor no mal interpreten mis palabras, no soy una persona intolerante.

Aquí presento 5 razones de porque el aborto debe ser legal, pero sobre todo de como debe cambiar la discusión que hemos tenido tanto tiempo.

No se trata de tus creencias

Si tu piensas que cuando un espermatozoide y un óvulo se junta se crea una nueva vida, un ser que quiere nacer, está bien, y TÚ deberías vivir acorde a tu creencia. Pero si yo creo que cuando un óvulo y un espermatozoide se juntan, son dos células que se juntaron y ya, entonces yo debo vivir acorde a mi creencia. ¿No es eso respeto? ¿Vivir sin molestar al resto?

No creo que trataría de convencer a alguien que se haga un aborto (a menos que sea un caso sumamente especial), así como preferiría que nadie trate de convencerme de lo contrario. De hecho tengo dos amigas que se quedaron embarazadas en el peor momento, para mi era claro que lo mejor era un aborto, pero para MI. Sin embargo en los dos casos decidieron continuar con el embarazo y tener a sus hijos, lo cual ha funcionado bien, has logrado ser madres y padres felices, pero porque en los dos casos fueron decisiones de ellas, era lo que querían, ninguna de ellas se sintió presionada por alguien para hacerlo.

Legalizar el aborto no va a hacer que las mujeres se vayan corriendo a abortar todas, lo que va a hacer es darle a las mujeres la opción de decidir sobre que quieren.

Saquemos a Dios, la familia (tradicional) y la moralidad de la discusión

Cada uno tiene sus propias “reglas de vida”, o sea tu propia moralidad. Ciertos grupos de la sociedad han creado estas leyes morales para aquellos que quieren ser parte de ese grupo, lo cual no significa que quienes no forman parte de ese grupo deban vivir sobre esas leyes. Por lo tanto la moralidad es algo subjetivo. El mundo se ha venido manejando bajo las leyes de la moralidad de unos pocos, y eso es lo que nos lleva a este tipo de debates sesgados, pero si daríamos la vuelta a las cosas, solo un poco, creo que todos seriamos capaces de entender porque es tan importante ser “moralmente libre”.

En la mayoría de discusiones que se dan sobre el aborto se habla desde el punto en contra como un “asesinato”, esto es completamente creíble si eres una persona religiosa, pero si no lo eres, un embrión en las primeras etapas de gestación no es más que un grupo de células que pueden (o no) llegar a ser una persona. La legalización del aborto lograría que las mujeres decidan si quieren que esas células, para unas, o ese bebé para otras, nazca. Ahora imaginémonos que el mundo es al revés, y en cambio pensamos que la sobre población va a matar al mundo, entonces el aborto es obligatorio en personas que no cumplen con ciertos parámetros para mantener al niño. ¿No estaría mal también eso? De la misma manera sería una ley que prohibe a las personas vivir con libertad, sobre las creencias que cada uno tiene.

Yo no creo en Dios, ni el católico ni ningún otro. Mis padres se divorciaron cuando tenía tres años, así que la familia tradicional como única tampoco la vivo. Creo que el 80% de mis “reglas de moralidad” estarían en contra de más del 80% de la población, y sin embargo, trato de no hacer daño a nadie. Entonces, ¿por qué tengo que vivir yo sesgada por reglas que no representan mi vida ni mi realidad?

No se trata de ti

Cuando se hablan de estas cosas como el aborto, el matrimonio gay, en su tiempo el divorcio, etc., la gente piensa que va a tener que cambiar completamente su manera de vida porque la ley cambie. También tienden a pensar que sus elecciones sobre el tema son importante. Bueno, la verdad es que no, en este tipo de temas las opiniones individuales, no son importantes, ni la tuya, ni la mía. Lo que importa aquí son los hechos y la realidad que vive la sociedad. Si existen miles de mujeres que se mueren por tratar de practicarse un aborto, ¿no es un poco egoísta seguir pensando que por qué tu crees que está mal debe seguir siendo prohibido?

Lo siento mucho, pero no es tu vida sobre la cual estás decidiendo, es la vida de miles de personas que no conoces y sobre las que no tienes ningún derecho. El realizarse o no un aborto es la decisión de UNA mujer en determinado momento de su vida, por las razones que ella crea. Si tu un día decides que cambiar completamente tu vida, es tu decisión, y nadie tiene el derecho de prohibirte hacerlo.

No se trata de irresponsabilidad

Me encanta leer esos memes que hablan de como “las mujeres irresponsables y además asesinas no se hacen cargo de sus actos”, me encanta porque soy sarcástica y le trato de buscar el chiste a las cosas. Además me encanta porque para quedarse embarazada se necesitan a dos, pero el segundo es hombre, entonces el si no tiene que hacerse cargo… ¿no? Creo que ese “Haceté cargo”, es una de las frases más usadas. Bueno, tomar la decisión de hacerte un aborto, quieran o no, también es hacerte cargo. Porque abortar no es fácil, pero a veces si es lo mejor.

Hablemos de la chica irresponsable que se emborracho, no encontró condón y se quedó embarazada. Ahora no sabe que hacer, la verdad no conocía de antes al padre, ella tiene 22 años, está recién terminando la universidad, y bueno le toca hacerse cargo de un embarazo. Si, aceptemos fue irresponsable, y sus actos tienen consecuencias (obvio se quedó embarazada), pero ella no se siente capaz de madre. ¿El haber sido irresponsable te obliga a ser castigada?¿ Cuántas veces eres irresponsable en la vida? ¿Hey, cuántas veces eres irresponsable al día? Si ella se da cuenta que no va a ser capaz de ser madre, que no va a poder darle al posible bebé una vida buena, y entonces decide abortar, ella no está olvidándose de sus responsabilidades, ella se está responsabilizando de otra manera, está tomando una decisión y si su opción es el aborto, es su problema, ni tu opinión, ni la mía importa.

Ya está pasando, no puedes parar el mundo

Las mujeres han estado abortando desde tiempos inmemoriales, tal vez antes eran rituales y hierbas, que no te garantizaban la eliminación del embrión, pero igual habían practicas dónde se trababa de hacerlo. No importa cuantas veces no se apruebe la legalización del aborto, las mujeres van a seguir abortando. La diferencia es ¿cómo?

Van a abortar con precios exagerados por un procedimiento no tan complejo. O siendo juzgadas por doctores y ciudadanos que nada tienen que ver con la decisión tomada. O en clínicas clandestinas donde tal vez el doctor es doctor, y tal vez saben como es el procedimiento y por lo tanto sus vidas corren peligro. O buscando cualquier método casero, sin ningún tipo de apoyo médico, ni de información real. O van a poder decidir libres y seguras cuál es la opción que quieren tener en su vida.

 

Legalizar el aborto no trata de empujar a las mujeres a hacerlo, se trata de dejarnos vivir libres de decidir, sin que una opción sea poner en peligro tu vida.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.