Cuando veo cosas en facebook sobre feminismo lo que más me gusta es ver los comentarios. Creo que en las cosas que la gente opina puedes darte cuenta realmente cual es el nivel de entendimiento del mundo, realmente, sobre cualquier cosa. En el caso del feminismo es obvio que están muy lejos de entender de verdad cual es la lucha y cuales son las diferencias con otros tipos de violencia.

Por ejemplo, uno que me encanta, es el “No ni una una menos, NADIE menos”, o mujeres que dicen cosas como “Es que las feministas no me representan”, en el día de la mujer encontré uno particularmente especial que decía “Feliz día a todas las mujeres, menos a las feministas que me caen mal”, estaba escrito por una mujer… ¡El día de la mujer existe gracias a las feministas! ¡Por favor!

Creo que antes de empezar en esto tenemos que entender dos cosas, la primera la gente normalmente no sabe de lo que habla (o escribe), porque son muy pocos los que se dan el trabajo de realmente leer e investigar sobre cualquier tema, más alla de lo que Facebook le puede decir, entonces es muy posible que realmente no sepas sobre el movimiento, si no sobre la opinión de diferentes (o una) personas sobre dicho tema. Segundo, cada movimiento tiene sus seguidores, pero cada seguidor tiene sus propios pensamientos. El hecho de declararte feminista, socialista, vegano, etc. no quiere decir que pienses igual que todos y todas las feministas o veganas. Significa que estás de acuerdo con los principios de dicho movimiento, pero que además tienes tus propios pensamientos. Por eso hay feministas que piensan que las mujeres no deberían depilarse nunca más y hay otras que se rasuran todos los días.  Cada quien vive el movimiento a su manera.

Teniendo esto en cuenta es importante entender qué ideologías son feministas y cuáles son personales. Esta vez vamos a hablar de una en particular “la belleza”.

No estamos en contra de la belleza

El feminismo no cree que las personas tenemos que vernos mal para ser inteligentes. Lo que el feminismo defiende es que no existe un solo canon de belleza, y que las personas no debemos ser juzgadas por nuestra apariencia. Tanto hombres como mujeres han sufrido por tratar de alcanzar el canon de belleza que el sistema patriarcal ha impuesto. Ha surgido miles de tipos de trastornos alimenticios, por esa necesitad de tener el cuerpo que Barbie y Ken ostentan, cuando no son realmente posibles en la vida real.

Tampoco están mal los cumplidos sobre el físico, está bien que si alguien te parece guapo o guapa se lo puedas decir, el problema está en el cómo y cuándo. Por ejemplo, cuando una chica camina por la calle y un total desconocido le dice alguna grosería. Primero el tipo no tiene por qué hablarte, y segundo, digamos que te conoce, cualquier cosa que le digas a alguien debería ser con respeto.

Con respecto al cuando, puede ser más difícil de entender, pero para cada ocasión existen los adjetivos que corresponder. Entiendo que una chica puede ser guapa en cualquier momento, pero si está chica está ganando un premio en ciencias, decir que está guapa, por encima de todos los complementos a su inteligencia, es denigrar su trabajo. Sobre todo si eres la persona que está otorgando el premio, porque como juez del certamen, su apariencia, es algo que nunca tomaste en cuenta. Así como tampoco le quitas un premio de deportes a alguien feo.

De esta manera también llegamos al quién. Todos tenemos opiniones sobre todo, y obviamente la apariencia de alguien es de las primeras opiniones que se forman en nuestra cabeza de la persona que acabamos de conocer. Antes de hablar con alguien (si le conoces en persona) le vez la cara, mientras vas hablando e interactuando con dicha persona, vas creando más opiniones de la misma, pero a primera vista, tu opinión será sobre su apariencia. Pero antes de decirle a alguien si está guapo o feo, deberías pensar en si es la ocasión, si eres la persona y si es la manera adecuada.

Por ejemplo, en una fiesta, una amiga te presenta a un chico, te parece guapo; hablan, bailan, vacilan, buen momento para decirle que te parece guapo, eres la persona adecuada, y mientras no le digas alguna grosería está bien. Ahora si por ejemplo, empiezas a trabajar en algo y llega tu nuevo asistente, un tipo guapísimo, se juntan para que le expliques que es lo que debe hacer, no importa que tan respetuosa seas, no eres ni la persona (gozas de un poder superior al otro) y mientras trabajes con el, no será el momento adecuado.

Quisiera hablar de un tema particular, además que estamos en la época del mundial. La verdad este post lo empecé a escribir porque el día que jugo Islandia contra Argentina yo postie una foto de la selección Islandesa con el texto “Parece que vamos por Islandia” Me pareció gracioso y sumamente inofensivo, pues no. Minutos después un tipo (a quien le tenía respeto) me comento la foto diciendo que nunca se hubiese imaginado que YO, con todo lo activista que era, pusiera una cosa así. Su comentario me sorprendió un poco, pues no me pareció un comentario grosero, ni sexista (wow, están guapos los de Islandia, que sexista soy). Trate de explicarle que primero no era sexista y segundo era un chiste (ya vamos a hablar de los chistes) y que los chistes no están mal. Me dijo que ni yo me entendía, porque si la situación era al revés pensaría que es distinto… yo le estaba tratando de explicar MI pensamiento, pero yo no me entendía. Me parece una falta de respeto que alguien te diga “ni tu te entiendes”, cuando claramente no estás confuso, porque ellos no entienden, y esta suele ser una frase que escucho mucho cuando hablo de feminismo. “Ni ustedes mismas entienden que quieren”. No, no, nosotras entendemos perfectamente qué necesitamos, el problema es que ustedes no quieren entender. (También respondí eso y su respuesta fue “Así hablan los marichulos, chao”)

Entendamos algo importante, la situación SI es diferente. Yo no estoy de acuerdo con los mensajes que le han dejado varias mujeres al jugador Islandés Rurik G., creo que así como nosotras pedimos respeto, deberíamos tratar de la misma manera a el resto del mundo. Por el simple hecho de “no hagas lo que no quieres que te hagan.” Sin embargo, si es distinto que lo lo haga una mujer a un hombre, a cuando un hombre se lo hace a una mujer. Vamos a enumerar.

  1. Para empezar, para que mi comentario fuera igual que si un hombre pública una foto de la selección Islandesa hablando de su físico, al fútbol femenino se le debería dar la misma importancia que al fútbol masculino. Desde ahí, ya empieza siendo una situación diferente. Si un equipo de fútbol entra al mundial, es porque ha estado jugando bien, por lo tanto queda entendido que los jugadores son bastante decentes en lo que hacen, digamos. ¿Cuántos saben qué equipos entraron al último mundial femenino?… Yo tampoco la verdad.
  2. ¿Cuántas veces los comentaristas deportivos usan adjetivos sobre la apariencia para las atletas? Y aquí vamos a volver al cómo, quién y cuándo. Cada vez que veo las olimpiadas, cuando a un comentarista hombre le toca narrar un deporte en la categoría femenina siempre hace alusión al físico de las chicas, en muchas ocasiones no tiene idea de que está pasando en el partido, o en la participación, pero siempre sabe cual es la guapa, o la fea. El que yo, persona que no tiene nada que ver con los deportes, y a la cual le escuchan solo sus amigos ( y a veces ni ellos) diga “Que guapo el tipo” desde mi casa, es una cosa, que lo diga un amigo, sobre una deportista a la cual nunca vamos a conocer, también es irrelevante, pero cuando se trata de alguien que está comentando sobre tu desempeño como deportista… por qué ese o esa comentarista le debe dar importancia a tu apariencia, si lo que importa es que patees bien. Es como si un abogado tratara de ganar un juicio y uno de sus argumentos sea que el acusado huele mal.  Además, volviendo a la diferencia entre un comentario hacia un hombre, y un comentario hacia una mujer ¿Cuántas veces escucharon que los comentaristas deportivos durante un partido de fútbol se refirieran a los jugadores sobre lo guapos que son, además con un poco de morbo en la voz?
  3. El cuerpo de la mujer ha pasado a ser un objeto. Como explicamos si no que la mayoría de la publicidad tenga mujeres en ropa muy pequeña, por no hablar de los planos filmados directamente tanto a los senos como a los traseros femeninos. La mayoría de productos tratan de venderse con sexo, y no sexo al gusto de todos, no, sexo con una mujer con copa D y más de 90 cm de cadera. Francamente no creo haber visto nunca un cartel con una cadera de hombre donde resalta por encima del pantalón un pene erecto, sin embargo son incontables los que he visto de senos.
  4. Por último, no es un caso normal en la vida de un hombre que una mujer, en cualquier situación de su vida, haya tratado de pasarle mano, de besarle a la fuerza, de hacerse el chevere y tratar algo más. Tampoco es normal encontrar en las noticias que a un chico le mataron en una fiesta después de violarle. Por último no es algo que escuchamos todos los días que una mujer adulta se acerque a niños para abusar de ellos sexualmente, (la mayoría de abusos a niños hombres vienen de adultos hombres, y digo la mayoría para que no hablemos de las excepciones). Las mujeres vivimos en un mundo hostil, el cual constantemente nos dice todos los peligros por lo que podemos pasar, y lamentablemente, la mayoría de esos peligros los hacen hombres.

¿Sigues pensando que es lo mismo? Las feministas no estamos en contra de la belleza, el problema es que por demasiado tiempo las características físicas han sido las más importantes para el sexo femenino. Solo pónganse a ver, que de todos los tipos de concursos que existen en el mundo, si bien en la mayoría participan tanto hombres como mujeres, también la mayoría la parte importante es la de los hombres, menos uno. El único evento que es más importante el de las mujeres, y nadie se entera del de los hombres es “Miss Universo” y qué es Miss Universo, un concurso de belleza.

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.